La caída del imperio: la americanización del inglés

21 de Julio de 2017

Un equipo interdisciplinar de investigadores, entre los que se encuentran físicos del IFISC (UIB-CSIC) y una lingüista de la UIB, mapean el uso global de las variantes británica y americana del inglés a la vez que analizan el proceso de americanización de este idioma a lo largo de los dos últimos siglos.


Del imperio británico a finales del siglo XIX se decía que “nunca se ponía el sol”. Desde Australia a Canadá, pasando por la India, Egipto, Sudáfrica o el Caribe, el territorio británico se extendía por los cinco continentes. Herencia de este extenso imperio es el puesto indiscutible del inglés como lengua internacional en política, ciencia, comercio e incluso cultura. Sin embargo, el surgimiento de los Estados Unidos como potencia mundial durante el s. XX ha conducido a un cambio en el uso del inglés oral y escrito a lo ancho del mundo, dando lugar a un proceso de “americanización” del inglés. 

Un equipo interdisciplinar de investigadores entre los que se encuentran científicos del IFISC (UIB-CSIC) ha hecho público un estudio en el que analizan cómo se distribuyen espacial y temporalmente las variantes británicas y americanas del inglés. Para ello, tomaron como base para su estudio un corpus de más de 30 millones de tuits geolocalizados, útil para examinar la distribución espacial, y la base de datos de Google Books, a fin de observar la evolución temporal. La variación lingüística se investigó a nivel léxico y ortográfico, empleando una selección adecuada de alternantes británicas y americanas. 

De esta forma, se elaboró una lista de países ordenados por el nivel de ‘americanización’ de su inglés. En los extremos de esta lista se encuentran los Estados Unidos (como país con un mayor uso del inglés americano) e Irlanda (como el país con más tuits en inglés británico). El proceso de “americanización” florece al observar que veintitrés de los treinta países de la lista utilizan más el inglés americano que el británico. Incluso en los países con un mayor número de tuits que emplean la norma ortográfica británica, el vocabulario utilizado proviene de la variante norteamericana. Únicamente en el Reino Unido e Irlanda el uso del inglés británico domina tanto la ortografía como el vocabulario.

En el caso de la evolución temporal, se puede observar cómo las obras publicadas por editoriales tanto británicas como norteamericanas han sufrido este proceso de americanización, el cual se acentúa sobre todo después de la publicación del primer diccionario americano en 1828 y durante la guerra fría, momento en el que los Estados Unidos afianzaron su posición como primera potencia mundial. 

El estudio constituye un ejemplo de cómo el empleo de datos masivos (big data) permite analizar y caracterizar el modo en que las lenguas evolucionan en el espacio y el tiempo tanto en un registro formal como coloquial. Del mismo modo, el artículo pone de manifiesto cómo ciertos eventos históricos suponen puntos de inflexión en la evolución del uso de las lenguas.



 The Fall of the Empire

Prensa y media

We are required to inform you that we use cookies.